martes, agosto 12, 2008




los fideos por hervir

la sal gruesa en la mano

algo se desgarra

las voces que se ahogan

renacen

a la furia de un silencio





3 comentarios:

Gabriela Carrión dijo...

extrañaba mucho tu poesía!

principio de incertidumbre dijo...

¡muy bueno!

Llena la panza.

Ya mismo lo pongo en mis links.

Saludos.

. dijo...

fideos pasados, la sal lejos de mí...
sin sal
sin sal
¿ habrá algo después de la sal?