domingo, febrero 01, 2009























Pancho Sarría
(fransarría2002@yahoo.com.ar)


1


desde la cama
mira al benteveo
girar la cabeza

de norte a sur

en la punta del jacarandá

visión panorámica

en su imaginación
salta hacia otro árbol
oculto
cada pensamiento
descarrila en el túnel
un grano de aliento
robo cotidiano
fin
al abrir los ojos
el plano ladeado
detalla el descalabro




2


carrocerías oxidadas
ocultas entre pastos
fotos de la fiesta
manchadas
diluyéndose
no importa a donde mire
el cuello ennegrece
antes que el verdugo
separe
cada día
muda la máscara
el mismo pájaro
en la misma rama
las flores cambian de lugar



3


enciende la máquina
antes de ponerse los pantalones
la presa escapa
anoche rondaba
la luna creciente tras el mosquitero
ya no se acuerda qué leyó
el estomago vació conspira

la amenaza de otro día
cierra la puerta
absorto ante el precipicio




4


el viaje está cerca
dice
señales escondidas
en los troncos
debajo de las uñas
el sol desaparece
cosa quieta
la humedad
o el porqué
un cuerpo deja de ser cuerpo
como una sábana colgada en la lluvia





jueves, octubre 23, 2008

Pancho Sarría
(fransarría2002@yahoo.com.ar)



diez minutos sin electicidad

en la ventana

un candelabro titila

a pura caída

por la noche

sin ranas

con ladrido de luna sola

huyen los ojos

sorben un vino agrio

el aire no alcanza

se quiebra

cada cabello

hace su sombra en el cielo





martes, septiembre 16, 2008




















“recuerde”

dice en la puerta

“la salud

empieza por los pies”

será por eso

que se arrastran

cuesta arriba

como peces volviendo

volando

en una ventana

al final del pasillo

enfermos pacientes

miran el zocalo

o una pared descascarada

afuera hay sol

“de diez a doce

salud mental”

un perro blanco

que nadie ve




miércoles, agosto 27, 2008



desde que pasaste por aquí

el sol cambió de ventana

tus ecos recorren el jardín

una luz más lenta

los mantiene a flote

un roce delicado

las nubes

no dejan huellas

­­­remontan la corriente­

así florece todo

sobre la tierra cuarteada



















1

piel dormida

el temblor no afloja

los perros aúllan

de mañana

carpinteros contra el vidrio

el cielo tan limpio

duele pensar



2

esperando que algo pase

la pantalla

se pone negra

en la garganta

un pulso equivocado

el viento ­frío

empuja para ­adentro

las cotorras en el coco

aplastan cualquier brote



3

el arroz quemado

música definitiva

sin dejar explicación

los días se consumen

un rumor de fondo

se apaga con el sueño

en algún punto

la olla de barro

dirá:

basta



martes, agosto 12, 2008




los fideos por hervir

la sal gruesa en la mano

algo se desgarra

las voces que se ahogan

renacen

a la furia de un silencio





viernes, julio 11, 2008





Félix Rodriguez

Inundación en la Provincia de Bs.As.II-Carbonilla sobre tela-190x200 cm.-2002





el ojo destruye

confirma

un recorrido imaginario

corroe el deseo

desdobla

tamiza memoria

salta hacia su abismo

ladera

flor espontánea que no resiste

se mira

resuena

hasta que algo se quiebra

sustrae

adelgaza su carne

última mirada

yema del dedo sobre la luna fría

la piel desanuda

cada movimiento

más cerca del fuego

para ver

en el opaco tembladeral

la respiración estremecida

concéntrica

esperando

gota a gota

donde nadie se mira

todo se deforma

pozo

silencio

ya






miércoles, julio 02, 2008




bucea a lo lejos

trueca pupilas

perfumes que vuelven

un zigzag de vislumbre

recorre el camino

de arena a piedra

aflora su lengua ­rubí

entre dunas

el ojo reptil




domingo, junio 08, 2008










Félix Rodriguez

"Atardecer en Tigre"-Carbonilla sobre tela-80 x 144 cm-2006



hojas ocres del damasco

sacudidas por el viento

empiezo el día

sin mirar al suelo

lo que duele

también cae


lunes, mayo 19, 2008




la piel de la casa

dice

no va más

ventanas por ojos

hojas por silencios

la suerte esta echada

y sueña

el frío intenso

endulza mandarinas

las semillas

se adhieren a la ropa

la luna guarda algo de la noche

en la calle

todos conocen tu secreto

al final del recorrido

un caballo atado

come lo poco que queda






viernes, mayo 16, 2008



mujer sentada


libélulas

apareradas en vuelo

un solo abdomen azul

en el río

ondulan

se regeneran

como en un naipe

sobre la piel descolorida

del que mira














"Paisaje con río"-carbonilla sobre tela-90 x 190 cm - 2000
Félix Rodriguez




en el teléfono

voces que pueden ser nuestras

nos inundan

dos piraguas

girando

a la deriva

por diferentes brazos

del mismo río
























"Cielobarroco"-Carbonila sobre tela-153 x 200 cm.-2001
Félix Rodriguez




no nos vemos

no hay nadie

del otro lado de la línea

hay una nube a nuestro alrededor

cada cosa que digo

genera confusión

en la mira

imágenes que guardamos

como flores en la heladera

la voz entrecortada

boqueando

ilusión de refugio

la tormenta arrastra cuerpos

lo que parece lejano

late

debajo de la piel

en el sueño

somos sillas

en torno a una mesa

madera

cola

algún clavo

nuestra forma de girar

es quietud

dedos de viento dibujándose




lunes, febrero 25, 2008











foto de Anú



dejarse venir

de lo oscuro a lo

claro en el ojo

ombligo tormenta

la falta de fervor

incita desgracias

peces exilados

en los nimbos

la tusca crece

hasta rozar la primera luna

conocimiento por inmersión

en un mar de poros

el verano decrece

silencio de humus

si algo se hundiera

planearía inmóvil

entre tanta hoja






lunes, enero 14, 2008













pía coppari

http://viajesretrospectivos.blogspot.com/




caricia lunar

el negativo de las cosas

sobre la tierra áspera

empujada por la sed

una flauta se asoma

en la casa vacía









sin súplica

la brecha que opaque

entre alientos

el rayo agrieta

un cielo de jotes

fulgor en la mengua

da capo al fine

*







mundo diminuto

entre los dedos

una esfera silenciosa

hiende la piel

límite del otro espejismo

recua de sueños

izar del fondo

enjoyada de algas

la luz oxidada

que cruje

pero no abandona

llega

para volver a empezar






martes, noviembre 13, 2007






Po Chu I


En medio del rocío,

soledad

no dice demasiado.

Qué el frío no entre al santuario.

Invisible planeta enano,

se toma millones de años

para llegar a tu ventana.






lunes, octubre 08, 2007



Atracción silenciosa

que baja hasta los huesos.

El viento

a veces se equivoca.

Días y noches se confunden

La línea se desvanece

bajo el roce de los dedos.

Demencia de equinoccio.

en la rama quebrada del ciruelo.

No hay alivio,

apenas la espera

de algún carmín profundo.






* * * * * * *






lunes, septiembre 17, 2007

jueves, agosto 16, 2007


caja negra


hasta los juegos de la voz

recorren hilos invisibles

lanzadera ciega

guiada por el tacto

el golpe seco

aprieta el tejido

lo envuelve

lo acepta:

cicatrices que escapan a los ojos

cada pensamiento deja una marca

conciencia sin conciencia

la boca busca un pasadizo

el pájaro reconoce su porción de cielo

reverso del fuego

maquillaje de ceniza

en la frente del saddhu

río y soledad

todo grabado en memoria provisoria

­­­­­­­antes de caer








jueves, julio 12, 2007




otra vez esto


que no es silencio

la arena

se escurre entre los dedos

incógnita

equis poseída por y

es igual a distancia

del coro de hojas

hasta la estrella

tiempo es el enemigo que escapa

detrás de la máscara

están todos los ojos

sólo hay una oscuridad

que nos guarda

como una flor

entre las hojas de una historia’

donde caminamos

escoltados por promesas de tormenta


lunes, julio 02, 2007

lunes, junio 04, 2007


siesta


de tanto soñar con el mar

la tarde se hamaca

en la luz plácida

sin dejar cenizas

por la cornisa hasta tu nuca

llegan los insignificantes reclamos

del tiempo hirviente de invierno

nos refugiamos en planicies estáticas

los huesos no tienen sombras

no es seguro detenerse aquí

los aullidos nos visten en toda su lujuria

las máquinas efervescentes

calman todo menos la sed


domingo, mayo 06, 2007














guardafaro

otro día entre espejos
cristales
el polvo se acumula en los resquicios
entre dientes de engranajes
filamentos que irradian hacia el vacío
acróbata bailando
mecanismo de relojería
con cada giro
se descascara un pedazo de oscuridad
la luz se aleja desconocida
ya no hay gravedad que la retenga
en puntillas
sin dejar vestigio
cada noche renueva el intento
caligrafía de viento estelar
entre las piedras llega silencio

Anú Naparstek Daltoe

anuzinc@hotmail.com

miércoles, abril 04, 2007








frágil



resentidas por exceso de humedad

las flores del cedrón no están tan blancas

otoño

el corazón

ya no cuenta demasiado

lo inestable

tan desnudo

volando en círculos

dentro de una nube

la mente se detiene

picaflor suspendido

¿frente a qué?

aterrizaje de emergencia

estrella que se incendia

clavada

entre mariposas raras






martes, abril 03, 2007


sin despertar levanta la cabeza

el corazón recubierto por su propia cera

sale ileso del incidente

la próxima caída puede ser definitiva

horas frente a la pared

siempre hay algo para la mirada hambrienta

en el mapa la ruta respira rojo

el final del verano es peligroso









llueve verdes

oscuridad cuadriculada contra el mosquitero

en la ventana

el golpeteo irregular

pisadas de mastodonte

tela rasgada con furia

timbales tremolados

el pulso de olas se amplifica

cargas eléctricas espumeantes

las ramas suben y bajan empujadas por el viento

se presiente alguna perfección

brotando de las cosas

en sueños desde mares olvidados

brazos girando silenciosos

código entre navegantes

fraternidad de las gotas

las raíces se preparan

la posición de la tormenta

se mide entre relámpagos y truenos

























presencia


un malbec

la luna escondida entre los árboles

el rumor continuo de la ruta

en la superficie no se ve el fondo

pero se puede respirar

tres cuerpos orbitan

alrededor de su fragilidad

la mañana llegó sin nubes

a la sombra del nogal

mesa y sillas verdes

guardan un recuerdo de la lluvia







miércoles, noviembre 08, 2006


para alicia


desde la biblioteca

la cabeza de un buda

mira

en la ventana

el aire lleno de pájaros

flores blancas que se despiden

los dados

dicen

doble nada

hoja caída en plena primavera